Desde hace unos días es el tiempo que tiene que pasar hasta que pueda quedarme dormida. La sensación es casi desagradable; fea; tonta. Las mantas hasta la nariz, los ojos abiertos (cansada de apretar para obligarlos cerrados), buscando en la niebla del techo alguna salida.

0 Comentarios

Dejar una respuesta